Taller en Islandia con Antonio Vázquez

Taller en Islandia con Antonio Vázquez

Situada en el extremo noroeste de Europa y prácticamente deshabitada, la población de Islandia es de poco más de 330.000 habitantes y ofrece a sus visitantes un país con una gran actividad volcánica y geológica, que se combina con llanuras, semidesiertos, montañas y glaciares para mostrar unos paisajes únicos en nuestro continente.

Su extensión es de 102.000 km2, lo que la convierte en la segunda isla más grande de Europa, después de Gran Bretaña y la 18ª del mundo. La mayor parte de su territorio es tundra y los glaciares y lagos cubren el 14% de su superficie. La isla está compuesta de basalto y lava petrificada y sufre una erupción volcánica cada cinco años de promedio. A lo largo de sus casi 5.000 km de costa existen muchos fiordos, donde se sitúan la mayoría de ciudades y pueblos. Este taller te invita a participar en un periplo fotográfico de 21 días por su perímetro visitando los parajes mas recónditos de sus ecosistemas y sus maravillas naturales.

Día 1.-

Salida de Madrid/Barcelona a primeros de Julio con destino a Reykjavík. Alojamiento

Día 2.-

Por la mañana partimos hacia la falla tectónica de Almannagjá que se encuentra en el Parque Nacional de Thingvellir, a unos 44 kilómetros/40 minutos de la ciudad de Reykjavik. El valle es uno de los lugares históricos más importantes de Islandia ya que en el año 930, se fundó allí el Alþingi, una de las instituciones parlamentarias más antiguas del mundo, donde se dictaban las Leyes y se castigaba a los criminales.

La falla es un cañón de proporciones considerables que separa progresivamente a Europa y África de las placas americanas y donde geólogos de todo el mundo se reúnen para estudiar los movimientos tectónicos de los continentes, causa de los habituales terremotos que se perciben en la zona.

Al lado se encuentra el famoso lago Tingvallavatn, que cubre un área de nada más y nada menos que 83 kilómetros cuadrados.

El río Öxará atraviesa el Parque y forma una cascada en el Almannagjá, llamada Öxarárfoss que visitaremos recorriendo un camino que discurre por el fondo del cañón y que tiene una longitud de un kilómetro y medio aproximadamente.

Una vez visto este enclave, único en el mundo, nos dirigiremos al valle de Haukadalur, para fotografiar el Gran Geysir, (56 kilómetros, 45 minutos) que es uno de los ejemplos de géiseres más impresionantes de todo el mundo y que se conoce desde tiempos antiguos.

El géiser se sitúa en una pequeña colina y esta rodeado de fuentes de aguas termales. Cada pocos minutos lanza el agua caliente hasta mas de 80 metros de altura y la burbuja azul que se forma cuando sale a la superficie es espectacular y un reto para los fotógrafos que quieren captar ese momento tan especial.

De allí nos dirigiremos a la Cascada de Gullfoss (Cascada dorada) que se encuentra muy próxima (14,5 km, 11 minutos) en el cañón del rio Hvítá en el sureste de la isla. El río en este punto ha tallado un profundo cañón y lo desciende en dos saltos, uno de 11 m y otro de 21 m, dejando a su paso nubes de vapor de agua por donde se filtra la luz dando lugar a un arco iris que hará las delicias de todos los aficionados a los paisajes. En los 2,5 km de longitud hay varios miradores desde donde nos podemos asomar para captar este espectáculo de la Naturaleza, que junto con la falla y el geyser que hemos visto forman lo que se conoce como el Círculo Dorado de Islandia.

– Día 3 y 4

Estos dos días los aprovecharemos para visitar una de las zonas más espectaculares de Islandia, Landmannalaugar, que se encuentra solamente a unos 150 km de la cascada de Gullfoss pero que nos llevará bastante tiempo llegar (3 horas sin paradas) porque en el recorrido veremos multitud de paisajes volcánicos plagados de lagos espectaculares que nos harán parar muchas veces. Lo mejor sería dedicar un día para recorrer sus alrededores y otro dedicado exclusivamente a Landmannalaugar. La climatología nos dictará que ver primero porque el paisaje cambia enormemente de que este nublado o haciendo sol.

– Día 5

Visitaremos la cascada de Seljalandsfoss una de las más bonitas de Islandia y que tiene la particularidad de que en ella hay un pequeño camino que la circunda y que nos permite poder tomar fotos desde su interior, algo inusual en este tipo de saltos. Su altura es de unos 65 m y todos los alrededores están provistos de musgos y líquenes lo que acentúan aún más su belleza.

Próxima a ella se encuentra la cascada de Skógafoss, una de las más grandes del país con una anchura de 25 m y una caída de 60 m donde todos los días que hace sol luce un arco iris simple o doble que marca según la leyenda el lugar donde el primer colono vikingo Þrasi Þórólfsson, enterró su tesoro. En el lado derecho de la cascada existe un sendero que nos permitirá fotografiarla también desde la parte superior y ver la curiosa piedra que recuerda la figura de un hombre que vigila atentamente la cascada ¿será el vikingo de la leyenda? .

– Día 6

Por la mañana haremos una excursión por el valle del glaciar Gígjökull, que en español se podría traducir como el “glaciar del cráter”. Veremos su lengua de hielo y el pequeño lago (o enorme dependiendo del deshielo) que se forma a sus píes. Como glaciar es uno de los más pequeños del país, su longitud media es de unos 6,5 km y solamente ocupa una superficie de 8,4 km2 pero sin duda, es uno de los más accesibles ya que sin esfuerzo podemos llegar a su morrena.

La capa de hielo que se extiende delante de nosotros cubre el volcán Eyjafjallajökull (también se le conoce por ese nombre al glaciar) y en abril de 2010 paralizó todos los aeropuertos de Europa al entrar en erupción por última vez. Las cenizas aún se pueden ver cubriendo el hielo y muchos se sorprenderán al ver ese paisaje tan fantasmagórico.

De los escarpados acantilados del volcán descienden numerosas cascadas de gran belleza que son tributarias de los muchos ríos que cruzaremos en nuestro camino. Su descenso, a veces desde centenares de metros de caída, ha labrado numerosos cañones en la roca que sin duda merecerán una pequeña excursión por nuestra parte ya que a la vez que fotografiamos las cascadas podremos adentraremos en unos valles que parece que el hombre no ha pisado jamás.

Por la tarde intentaremos llegar para fotografiar el atardecer en los acantilados de la playa de Reynisfjara, donde los basaltos adquieren unos tonos preciosos a medida que la luz va disminuyendo. Texturas, detalles de rocas y alguna que otra granja que encontraremos en el camino nos mantendrán sobradamente ocupados.

– Día 7

Este día lo dedicaremos a recorrer la fisura volcánica de Laki o Lakagígar, situada en el sur de la isla, cerca del cañón del Eldgjá y el pequeño pueblo de Kirkjubæjarklaustur, en el Parque Nacional de Skaftafell. Es parte de un sistema volcánico en el que se incluyen los volcanes Grímsvötn y Thórdarhyrna. Se encuentra entre los glaciares de Mýrdalsjökull y Vatnajökull, en una zona recorrida por fisuras desde el suroeste al norte.

El volcán surgió de una fisura en el volcán Grímsvötn, durante una erupción que comenzó el 8 de junio de 1783 y duró 8 meses, hasta 1784. Está erupción expulsó unos 14 kilómetros cúbicos de lava basáltica y nubes tóxicas de ácido fluorhídrico y dióxido de azufre que acabaron con el 20% de la población islandesa y más del 50% del ganado de la isla.

La nube que generó produjo una hambruna de tres años en todo el mundo, que mató aproximadamente a 6 millones de personas. Se ha descrito como «una de las mayores catástrofes medioambientales en la Historia europea».

Más de un centenar de volcanes, lava y líquenes por doquier se extenderán ante nuestros ojos y aunque hay que cruzar varios ríos y la carretera es bastante mala sin duda que merecerá la pena acercarse a contemplar este lugar.

– Días 8-9 y 10

Estos días los dedicaremos a fotografiar glaciares y empezaremos por la lengua de Svinafellsjokull, que a su vez pertenece al gigantesco glaciar Vatnajökull.

Este glaciar se encuentra muy cerca del Parque Nacional de Skaftafell y los que quieran hacer una pequeña excursión por el hielo éste será el punto indicado para poder hacerlo ya que hay guías que organizan grupos para visitar la morrena del glaciar. Evidentemente hay que ir provisto de crampones, piolet y casco para poder hacer estos paseos.

A parte de esta lengua también tendremos la oportunidad de fotografiar la iglesia y el cementerio de Hof, las casas típicas de Sel y la archiconocida cascada de Svartifoss con sus columnas de basalto, todo ello en el interior del Parque Nacional Skaftafell.

Los otros dos glaciares que visitaremos estos días serán: Jökulsárlón y Fjallsjökull que nos ofrecerán excelentes oportunidades para poder fotografiar sus grandes icebergs flotando a la deriva con dirección al mar y la fauna que vive en sus proximidades.

El glaciar de Jökulsárlón ofrece al visitante excursiones en barcazas para poder contemplar la morrena de cerca y las focas que descansan en los témpanos de hielo.

– Día 11

Por la mañana partiremos hacia los fiordos del este donde nos encontraremos con un paisaje repetitivo y monótono. Pequeños pueblos de pescadores y algún que otro faro será lo más destacado que veremos. Quizás sea la parte menos interesante de la isla pero hay que verla para comprender como se distribuye la población de acuerdo a los recursos de los que dispone.

– Día 12

Este día visitaremos la caldera volcánica de Krafta, un lugar espectacular y que abarca 10 km de diametros, con una larga zona de fisuras de 90 km en la región de Mývatn. Su pico más alto alcanza los 650 msnm.

Krafla incluye uno de los dos cráteres volcánicos más conocidos de Islandia, junto con Askja, Víti (en islandés víti significa infierno ya que antiguamente se pensaba que el infierno se encontraba bajo los volcanes). El cráter es famoso también por su laguna.

Esta zona también incluye otra conocida como Námafjall, un área geotermal plagada de volcanes de lodo hirviente, solfataras y fumarolas humeantes.

En resumen si los mosquitos nos dejan tranquilos (los hay a millones y aunque no pican son insoportables) será un día para recordar.

– Día 13

Por la mañana saldremos en dirección al pueblo pesquero de Húsavik, pero antes de llegar visitaremos las famosas cascadas de Dettifoss (en la que se rodaron las escenas del principio de la película de Prometheus), Godafoss (que se puede visitar desde las dos vertientes) y la de Aldeyjarfoss que con sus basaltos ofrece paisajes espectaculares.

– Día 14

En Húsavik, existe la posibilidad de coger un velero que nos lleve a ver ballenas y la posibilidad de fotografiarlas es mucha puesto que éste es uno de los puntos del planeta donde más cetáceos se observan. Sin duda es algo que merece la pena.

Por la tarde podemos visitar el museo de las ballenas en Húsavik o hacer una escapada al estuario de Estuario de Bakkahlaup, Oxarfjördur y fotografiar de paso las casas de la península de Tjörnes.

– Día 15

Este día visitaremos de nuevo la cascada de Godafoss pero desde la parte contraria a la que hemos ido el día anterior y de allí partiremos hacia los fiordos del oeste fotografiando el paisaje que nos resulte de interés, como por ejemplo las casas de hierba en Laufás o Glaumbaer y el pueblo de Hofsós.

– Día 16

Durante todo el día iremos recorriendo los fiordos del oeste de la isla e iremos parando en los diferentes pueblos pesqueros de la zona para ver sus paisajes y forma de vida.

– Día 17

Este día recorreremos la península de Latrabjarg fotografiando sus paisajes y por la noche intentaremos fotografiar la Aurora boreal, también llamada la Luz del Norte. No siempre se producen pero al menos, hay que intentarlo porque el espectáculo es soberbio.

La bahía de Breidavik, el faro de Olafsviti, la playa de Raudisandur, el fiordo de Breidafjördur o el de Kollafjördur son algunos puntos de interés a los que podemos desplazarnos y con un poco de suerte también podremos conseguir fotos magnificas de las aves marinas que crían por millares en los acantilados de Bjargtangar.

– Día 18

Este día iremos a la Península de Snaefellsnes que está situada en el oeste de Borgarfjörður (Fiordo de Borg). Se la conoce como la Islandia en Miniatura, ya que en Snæfellsnes se pueden encontrar muchos de los rasgos nacionales, incluido el volcán del Snæfellsjökull (Glaciar de Snæfellsnes), reconocido como uno de los símbolos de Islandia. Con una altitud de 1446 metros sobre el nivel del mar, es una de las montañas más altas de la península, con la característica, incluso, de poseer un glaciar en su cima.

– Día 19

Regreso a la ciudad de Reykjavik visitando la cascada de Háifoss que se encuentra ubicada en el sur de Islandia, cerca del volcán Hekla. El río Fossa descarga su agua desde una altura de 122 metros siendo esta la segunda cascada más alta de la isla.

Visitaremos el famoso Blue Lagoon donde podremos darnos un baño rodeados de lava y de fumarolas y la zona geotérmica de Seltún.

– Día 20

Día libre para visitar la ciudad de Reykjavic .

-Día 21 : Regreso a España

Equipo básico:

– Cámara reflex, Zoom 24-70 mm y 70-200 mm, Trípode

Las condiciones climáticas de Islandia pueden cambiar repentinamente así que se aconseja llevar ropa de abrigo y botas de monte. Un repelente de mosquitos o mejor aún una mosquitera para la cara sería muy aconsejable. En el mes de Julio el día dura prácticamente las 24 horas así que unas gafas de sol y una crema bronceadora no estarían de más.