RUTAS GEOLÓGICAS

La visita al desierto de Gorafe es aconsejable realizarla con guías especializadas, ya que es muy fácil perderse. Sus barrancos y profundas gargantas alcanzan hasta los trescientos metros de desnivel. Las pistas no están transitadas, se encuentran en precario estado y son de difícil conducción en épocas de lluvia debido a que su base de arcilla crea profundas rodadas de vehículos de las que no es fácil salir. La visita se convierte en un auténtico descubrimiento.

A lo largo de la ruta, el caminante descubre un impresionante y extenso badland excavado en sedimentos conglomeráticos-arenosos de la formación Guadix del Villaniense (Plioceno superior) y del Pleistoceno. Un espectacular y extenso badland desarrollado en terrenos arcillosos y arenosos, de tonalidades rojizas y rosáceas, del Turoliense superior de la Cuenca de Guadix-Baza nos permite descubrir fantásticas vistas al cerro Jabalcón y al cercano pantano del Negratín. El visitante descubrirá en las paredes como la erosión del agua ha cortado los estratos.

En la zona se han hecho diversos estudios de micromamíferos fósiles. Gorafe y su desierto es un paraíso para los amantes de la investigación y un lugar para realizar excursiones con una belleza paisajística sólo igualadas por las rutas en los desiertos de Petra en Jordania o de los Parques Nacionales del oeste de USA.

rrrIMG_7029

Fuente: http://www.elmundo.es (Andalucía)