OTOÑO EN SIERRA NEVADA

Comentario de la imagen

Esta imagen muestra un emblemático lugar de la Sierra Nevada en pleno esplendor otoñal. Intenté en ella buscar la coincidencia de varios factores para mostrar este paisaje con toda su fuerza, como colores de otoño en el bosque de roble melojo (Quercus pyreneaicus), juntos con claridad y con reflejos (que requerían suficiente agua y ausencia de viento), combinados con nieve en las cumbres y nubes altas para decorar el cielo azul.

Realicé tres “asaltos” fotográficos en un periodo de 10 días (este paraje solamente tiene una buena luz durante 45 minutos al día) y esta es la que considero la mejor imagen, es decir, la que tiene una mejor confluencia de estos cinco elementos.

Un factor importante a tener en cuenta en composiciones de este tipo es la presencia de un primer plano. En muchas ocasiones se ve este lugar retratado con la imagen “empezando” de forma un poco brusca en el agua, en cambio un primer plano, aparte de agradar a la vista, sirve para guiarla hacia dentro del encuadre y completar la composición.

En este caso requería poner la cámara casi al ras del suelo, perdiendo algo del reflejo al bajar la composición, calculando de forma intuitiva las proporciones del primer plano con los juncos con respecto al conjunto, cerrando el diafragma para asegurar suficiente profundidad del campo (aunque no al máximo para evitar la difracción) y polarizando, también con moderación, para no perder el reflejo en el agua.

Las nubes altas completan y “coronan” el encuadre; un cielo “solamente azul” queda muy plano, además suele absorber o distraer demasiado la vista. La posición de las nubes también es importante, si están demasiado alejadas de la montaña suelen dejar demasiado “hueco azul”, al estar demasiado cerca harán desaparecer el atractivo contraste entre montaña nevada y cielo azul, a la vez de buscar la mejor composición en el cielo, intenté a la vez “ cuadrar” las nubes en el reflejo con los mismos criterios. En este caso su posición es más o menos correcta, dejando únicamente al margen derecho el cielo “al descubierto”.

Aunque sobresale del horizonte (lo cual se desaconseja como regla general), el roble al margen derecho superior equilibra y refuerza la presencia del ejemplar al lado izquierdo, estableciendo una diagonal composición visual entre ambos, a la vez de compensar en algo la nube alta en el cielo y su ausencia al margen derecho.

Una de las dificultades de la fotografía de paisajes es el hecho de que muchos lugares requieren una combinación de condiciones ambientales muy determinadas que en algunos años no procede y solamente se da en momentos muy especiales en las cuales hay que estar allí, casi obligando al fotógrafo una dedicación completa para poder captar estos maravillosos instantes con plena disponibilidad.

Equipo

SLR Digital, Angular 10-20mm a unos 12mm, recortada y reencuadrada, diafragma f: 11, filtro polarizador, revelado en Lightroom procurando mantener detalle en las delicadas zonas blancas de alto contraste, el imprescindible trípode, algo de experiencia en anticipar e interpretar previsiones meteorológicas y una imprescindible dosis de dedicación combinado con un toque de pasión/coraje/locura (llamadlo como queráis).